ÁRBOLES DE NUESTROS PARQUES Y JARDINES: EL OLIVO

ÁRBOLES DE NUESTROS PARQUES Y JARDINES: EL OLIVO

Cáceres cuenta con muchos lugares que visitar y no puedes desaprovechar la oportunidad de conocer su biodiversidad a través de sus parques y jardines. Además, tenemos el privilegio de contar con 1,9 millones de metros cuadrados de jardines, cerca de 43.000 árboles y unas 35.000 plantas de temporada. Por ello, desde Naturalmente Cáceres, queremos que conozcáis algunas de las especies que están a nuestro alrededor. Hoy toca nos saber un poco más sobre el olivo (Olea europaea).

Se trata de un árbol perennifolio, longevo, que puede llegar a alcanzar hasta los 15 metros de altura. Sus flores, que son hemafroditas y se llaman rapa, son la causa de que en primavera muchas personas tengan alergia a su abundante polen, concentrándose los mayores índices en el mes de mayo (pueden alcanzarse niveles de hasta 20.000 granos por metro cúbico).

Hojas y flores del olivo

Siempre verde, su origen está en el olivo silvestre, el acebuche. Resiste muy bien a la sequía, el calor y el viento, no tanto a las fuertes heladas, por lo que Cáceres cuenta con el clima perfecto para los olivos. Es de crecimiento lento y posiblemente una de las especies vegetales más longevas.

Muy cultivado para conseguir sus frutos (la oliva), que sirve para hacer “oro líquido” o aceite de oliva (que utilizamos mucho en nuestras casas y gastronomía). Su periodo de fructificación ocurre entre septiembre y diciembre.

La madera del olivo es una de las más duras y compactas que se conocen y, por tanto, es muy apreciada por ebanistas para elaborar artículos de lujo.

Es el símbolo de la paz (¿quién no ha visto alguna vez una paloma con una rama de olivo?). En la ONU tienen una corona de sus ramas que simboliza la paz universal. También era símbolo de la victoria y la castidad. Es un árbol consagrado a la diosa Minerva y por lo que, en los monumentos dedicados a ella, tiene en su mano un ramo de olivo.

Desde marzo de 2011, tenemos el privilegio de contar frente a la Cruz de los Caídos, con un olivo centenario que es partícipe del ajetreo de las población y el paso del tiempo en pleno centro de Cáceres. Esta especie se encontraba en un olivar de San Marquino y, debido a un corrimiento de tierra, el árbol estaba a punto de caer en una calle. Su dueño decidió dárselo al ayuntamiento, que optó por ponerlo en este lugar.

También contamos con un segundo olivo centenario en la zona de Cánovas frente al edificio de Correos y junto al Hospital Nuestra Señora de la Montaña. Lleva allí desde septiembre de 1996 y vino de La Sierrilla; se tuvo que quitar por las obras del colector y sustituyó a una pita que había florecido y cumplido su ciclo vital (se mueren tras florecer).

En los últimos años, Cáceres ha puesto más olivos en zonas urbanas y en sus parques y jardines, apostando por un árbol longevo que, aunque muchos sean alérgicos, siempre dará muy buena sombra.

FUENTES:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *