LA CIGÜEÑA BLANCA, REINA DE NUESTROS CIELOS

LA CIGÜEÑA BLANCA, REINA DE NUESTROS CIELOS

Aunque ya hemos hablado de ella en nuestro anterior post, hoy queremos enseñaros un poco más sobre otra ave más que habita en Cáceres. Se trata de la gran reina de nuestros cielos: la cigüeña blanca (ciconia ciconia).

Se trata de un ave que habita en nuestra ciudad durante todo el año, aunque antes pasaba los inviernos en África y volvía a España en época reproductiva. Su población ha ido en aumento en las últimas décadas, siendo Castilla Castilla y León (12.017 parejas) y Extremadura (11.190) las regiones que mayor número de parejas tienen.

Esta zancuda, presenta una gran envergadura (entre 180 y 218 cm de largo) y lo que más destaca es su color blanco y negro además de su gran pico y patas alargadas anaranjados o rojos. Hasta los dos meses, sus las patas y pico son grises o casi negras, que se van aclarando y tornando a rojo (por la ingesta de carotenoides en su dieta) hasta el año de edad.

Generalmente es bastante silenciosa, pero su característico sonido abunda en toda la ciudad monumental. Muchas veces hemos podido escuchar su “crotoreo” que realizan como saludo hacia su pareja o para alarmar en caso de excitación o por la presencia de individuos extraños.

Está muy ligada al hombre y habita en lugares abiertos como las dehesas y zonas de cultivo de secano para buscar su alimento. Muchas cigüeñas dependen y habitan muy cerca de los vertederos de basura afectando a su hábitat y manera de vivir porque usan los restos de basura (como plásticos y otros elementos) en la construcción de sus nidos. De igual manera, se alimenta principalmente de saltamontes y escarabajos, lombrices, roedores, culebras, lagartijas, ranas, peces e incluso pollos de otras aves, además de basura.

¿Quién no ha visto un nido de cigüeña en iglesias, postes, torres de luz, árboles y otros lugares insospechados? Son capaces construir sus grandes nidos (pueden alcanzar hasta 2 metros de diámetro y llegar a pesar 200 kg o incluso toneladas) en todo tipo de construcciones y todos los años la misma pareja, reutiliza y vuelve al nido para criar a sus pequeños cigoñinos (nombre de sus crías que además parece muy cacereño, ¿verdad?).

Las puesta suele darse entre marzo y abril, constando de tres o cuatro (e incluso siete) huevos de color blanco o amarillento. Ambos sexos se ocupan de la incubación (aunque la hembra le dedica más tiempo mientras que el macho la alimenta) y están unidos de por vida. ¿Sabías que los cigoñinos al nacer tienen un diente para romper el huevo? Es curioso que los padres durante los primeros días de vida, regurgitan la comida como una papilla para que los polluelos picoteen el alimento sólido.

Debido a las transformaciones agrarias, hubo un gran declive por el gran uso de pesticidas; la caza ilegal, los accidentes en tendidos eléctricos y la eliminación de sus nidos (debido a la restauración de edificios, por ejemplo) son sus grandes amenazas. La cigüeña blanca se considera “de interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

FUENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.