DON ABILIO RODRÍGUEZ ROSILLO Y SU HUERTO ESCOLAR

DON ABILIO RODRÍGUEZ ROSILLO Y SU HUERTO ESCOLAR

Hoy queremos presentaros a D. Abilio Rodríguez Rosillo, segoviano de nacimiento, pero que desde 1919 hasta 1961 (su año de jubilación) ejerció como docente e investigador durante esos 42 años en el Instituto de Enseñanza Media “El Brocense” de Cáceres

Durante todo este tiempo, desarrolló en nuestra ciudad una fructífera carrera docente e investigadora, asumiendo también responsabilidades en la vida política de la ciudad y en la administración del Instituto, del que fue vicedirector, interventor, secretario y director durante 18 años.

Fue además socio de la Real Sociedad Española de Historia Natural durante 76 años y miembro de la Asociación por el Progreso de las Ciencias e ingresó en la Orden de Alfonso X El Sabio a propuesta del claustro del Instituto.

De su labor investigadora destacan sus estudios en Suiza (con el eminente profesor Robert Chodat) sobre nutrición vegetal y el cultivo de algas; de sus estudios en Alemania, destaca el de fisiología vegetal y el del concepto y puesta en práctica del jardín escolar como espacio para el estudio de las plantas, que dio como resultado una memoria titulada “El jardín escolar y el estudio de la planta” con más de 450 dibujos.

De su labor docente destaca su interés por promover actividades experimentales con el alumnado, siendo pionero en la organización de excursiones de estudios, llevándolos por toda la a geografía extremeña y española para conocer la flora, la fauna y la mineralogía.

No cabe duda de que este profesor dejó una profunda huella entre numerosos estudiantes cacereños gracias a “su empeño pedagógico, su dedicación a la enseñanza y su amor a la ciencia” (Valeriano Gutiérrez Macías, 1966 en ABC).

Por supuesto, a este gran docente e investigador le debemos muchas cosas, entre ellas el espacio donde hoy en día se encuentra el Jardín de Dña. Cristina de Ulloa en la Ciudad Monumental; allí se emplazaba su huerto escolar, donde llevaba a cabo sus investigaciones de reproducción y alimentación vegetal y donde hacía prácticas experimentales con sus alumnos sobre las leyes de Mendel y otros aspectos de la botánica. También le debemos la cita más antigua en su libro De varia lección, sobre los lirios amarillos de agua (Iris pseudacorus) que están actualmente replantados en la Ribera del Marco.

 ¿Os imagináis cómo sería su huerto y sus clases? Seguro que, al pasear por el jardín, todavía se respira ese aire investigador y fascinante que D. Abilio trasladó y difundió entre su alumnado.

https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/don-abilio-huerto_1005636.html

http://ceies.cchs.csic.es/?q=content/rodr%C3%ADguez-rosillo-abilio

http://redined.mecd.gob.es/xmlui/bitstream/handle/11162/74110/00820073007608.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.