FUENTE CONCEJO

FUENTE CONCEJO

Cáceres cuenta con mucha historia y monumentos, y en el post de hoy queremos hacer alusión a un monumento con mucha riqueza natural: fuente Concejo.

Está situada en las inmediaciones de la muralla de la ciudad monumental, junto a la cuesta que sube hacia el santuario de nuestra Señora de la Montaña y fue durante mucho tiempo la fuente con más popularidad y más importancia de la Ribera del Marco.

En el pasado, se accedía a ella a través del Arco del Cristo, una de las entradas más antigua a la ciudad y que comunicaba con la Vía de la Plata.

Se construyó en el siglo XV gracias a Alfonso Golfín y en la explanada que está enfrente de ella, tuvieron lugar reuniones del Concejo (de ahí su nombre), siendo durante muchos siglos lugar de encuentro y del pueblo.

El agua era de gran calidad y su caudal muy abundante (En 24 horas llegaron a extraerse de ella 13.000 cántaros de agua en el siglo XVIII), llegando a abastecer a la mitad de la población para consumir y, en menor medida, lavar ropa.

Es curioso observar que tiene seis arcos: los tres izquierdos son de medio punto y los derechos ligeramente triangulares, para poder diferenciar los espacios y separar a los hombres y las mujeres al coger el agua.

En 1885, la extracción de agua se llegó a regularizar para prevenir que se agotara por completo. Existen imágenes muy curiosas donde se puede observar las colas que había que hacer esperar el turno en verano.

Para evitar el derroche y la escasez de agua, en 1906 se acordó el cierre nocturno de las seis arcas de la fuente con puertas y candados, establecer vigilancia en las horas en las que el vecindario sacaba agua e incluso limitar el uso de cubos de distintos tamaños para la extracción.

En 1995 se restauró por la escuela taller de Restauración de Patrimonio de la Universidad Popular de Cáceres, aunque actualmente presenta problemas cuando llueve en abundancia, ya que el agua entra por el desagüe del patio delantero y se inunda durante varios días por culpa de la suciedad arrastrada.

Fuentes:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *